Kirk W. W.

Kirk W. W.

Datos Biográficos

Mi nacimiento y primeros ocho años los pasé en la gélida, boscosa Minnesota bien agujereada de lagos grandes, más grandes, y chicos también. Cuna es no sólo de mi humilde persona sino asimismo del Mississippi, valga la comparación, y por desgracia tuve que atravesar similares quebraderos y barrancos, atravesar monótonas, aburridas e infinitas llanuras, para acabar en una loca ciudad cuya calle principal se llama Bourbon, Aunque lo mío fue brandy (coñac). Una salvedad: los quebraderos y barrancos ya los pasé, abruptos y luengos, y las llanuras no son tan terriblemente aburridas, aunque personalmente adore las montañas.

De mi madre sólo diré que se pegó un tiro con una escopeta en el pecho siendo yo de 5 años de edad. Con lo cual bien pocos recuerdos me dejó, al menos gratos.

A los 8 añitos (1958) nos subimos mi padre, mi 3ª madre-o segunda madrastra-, sus 4 hijitos—3 niñas y un chiquitín—además de mi hermano Owen, 15 meses mayor que yo, al S.S. Constitution. Dos años antes Grace Kelly arribaría a Mónaco en este magnífico transatlántico, y en el 1959, creo, Ernest Hemingway lo tomó, al parecer, a Barcelona como nosotros. La mitad más grande de la familia retornó a EEUU pues “en España no hay médicos”, alegaba ella, pues se fue con una futura hermana a la que nunca he conocido. Así que quedamos el inseparable trío: Mi padre y los 2 hermanos.

Pronto nos ubicamos en la soleada, desértica Almería, mucho antes de la Almería ‘de los plásticos’. El cambio fue no poco interesante, créanme.

Mi padre se casó con una joven española de 20 años, de la que tras varios fracasos nacerían 4 hermanitos (nuevamente 3 niñas y un niño). Pero antes de eso viajamos 1 año a la India (Kerala, al suroeste, y oficialmente la provincia más pobre del país por aquel entones). No tuve tiempo para aprender Hindi, Malayalam y Tamil… ¡Magna empresa cortada de raiz!

De vuelta a Europa, unos 5 meses en Italia, luego Suiza, Francia (3 ó 4 veces), y a estudiar bachillerato: el antiguo franquista, con elemental y superior, PREU y toda la pesca.

Andaría el año 1970-71 cuando me hube (¿hube? ¡Suerte la mía!) de trasladar a Granada a continuar los estudios, pues Almería no gozaba de universidad.

Dejaré que el libro desarrolle los demás detalles, incluidoa mi vuelta de 10 años a los Estados Unidos, y mi estancia en U.C. Berkeley, CA, pues están todos ahí; al menos los que los frecuentes agujeros o lapsos de memoria (Eng: ‘Blackouts’), que tuve en abundancia, no me han arrebatado para siempre.

Naturalmente nunca conviene aburrir al lector, falto siempre de tiempo, y trataré de comprimir en el libro al máximo los muchos eventos y más sufrires, sabiendo de sobras que el tema se las trae y no es de los bocados más gustosos de digerir… borracheras, resaconas de esas que acabas en el hospital, o en un centro de desintoxicación, rehabilitación temporal, etc.; consecuencias a cual más deleznables. Si algo de historia de amor tiene, es amor desesperado a un simple elemento químico.

¡Cuánto sentimiento he causado!

 

 

DE PRÓXIMA APARICIÓN:

 

Alcohol

Confesiones

 

No es un libro de referencia, auto-ayuda ni un compendioso ensayo psicológico sobre un problema acuciantemente actual.

A través de los años lo he probado TODO, y he aprendido mucho, mucho, de lo que es el alcoholismo.

Pero no aprendí hasta hace 6 años lo que es la libertad de ese líquido mortal

Todos estos conocimientos se los presento aquí en un castellano claro y conciso, sin ambajes ni malabarismos. Créanme: no lo hago por ningún afán de lucro pues nada gano. Lo hago porque a mí me han ayudado, y lo único que quiero hacer es devolver, en la medida en que puedo, esa enorme deuda.

Gracias y suerte ysobrevive.